Bueno, hacía mucho que no escribía nada, pues bien hoy os voy a enseñar una sesión que hice el pasado sábado, y que aunque parezca que pueda llevar mucho hacer unas fotos así, lo cierto es que en este caso fue una sesión “lowcost”, y en el sitio mas poco fotogénico que os podáis imaginar.  Todo empezó hace un mes, cuando fui a un mercadillo de segunda mano que celebran en mi pueblo, y cotilleando entre los puestos que cada vecino pone, encontré un vestido de novia por 5 euros, si! como lo leéis! 5 euros, el vestido tiene una gran pega, y es que es una talla hiper mega pequeña, pero aún así lo compré, como dejarlo por 5 euros. Una vez encontrada dos modelos idóneas para encajarse ese bello vestido, empecé a pensar que hacer con el, las ideas venían como un rio desbocado, pero fue un día pasando por un polígono de fábricas, que vi una, con toda su fachada llena de arbustos tipo jazmín amarillo, y me dije, ESO ES!! quiero hacer las fotos aquí. Así que se lo propuse a mi amiga Edurne, una de las dos afortunadas que le entra el vestido, y la tarde del sábado la dedicamos ha hacer fotos, en un polígono, parece increíble, juzgar por vosotros mismos, pero parece que estoy en un paraíso botánico.  El resto de la sesión estará en unos días en las galerías, aquí os dejo solo una muestra. 

Creditos: 

Modelo: Edurne Pelillo

Maquillaje y peluquería: Paula Rubio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *